NEWSLETTER BIMENSUAL SOBRE ANALGESIA EN ANIMALES DE COMPAÑIA
Nº30 DICIEMBRE 2009

ISSN 1886-2470

COMPARACIÓN DE LA RECUPERACIÓN ANESTÉSICA CON ISOFLURANO, SEVOFLURANO O DESFLURANO EN PERRO.
López LA. Hofmeister EH, Pavez JC, Brainard BM.Am J Vet Res. 2009;70(11):1339-44.

>OBJETIVOS
Determinar la calidad y la velocidad de la recuperación de la anestesia con isoflurano, sevoflurano, o desflurano y determinar la concentración teleespiratoria en ciertos eventos durante la recuperación de la anestesia en el perro.

>ANIMALES
Perros.

>PROCEDIMIENTOS
La anestesia fue inducida con propofol (IV) y los perros fueron asignados utilizando un diseño cruzado para el mantenimiento con concentraciones teleespiratorias de isoflurano al 2% ó sevoflurano al 3.2% ó desflurano al 11%.Se monitorizó la presión arterial directa durante 120 minutos de anestesia. Al final de la anestesia el circuito fue lavado con oxígeno, y se registró, tanto el tiempo de las fases de recuperación, como la calidad de la recuperación. Se realizó también la medición de los gases en sangre antes de la anestesia y después de la recuperación.

>RESULTADOS
Los perros del grupo de desflurano son los que presentan un tiempo más corto hasta la deambulación (11.7 +/- 5.1 minutos), seguidos de los del grupo de sevoflurano (18.6 +/- 7.5 minutos) y posteriormente los del grupo de isoflurano (26.3 +/- 7.2 minutos). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en relación a la calidad de la recuperación entre los tres grupos. La presión arterial fue mayor en el grupo de sevoflurano que en el de desflurano en los minutos 10 y 15 y que en el de isoflurano en los minutos 10, 15, 30, 45, 60, 75, 105, y 120 minutos. No se encontraron diferencias entre grupos respecto a las concentraciones de gases en sangre.

> CONCLUSIONES Y RELEVANCIA CLINICA
Los resultados sugieren que cuando se requieren cortos periodos de recuperación la mejor elección es el desflurano seguido por el sevoflurano.

> COMENTARIO
Este artículo lleva a la práctica clínica la física de los agentes anestésicos. En él podemos ver cómo los cocientes de solubilidad en sangre y en grasa afectan tanto a las concentraciones necesarias del anestésico para producir sus efectos como a la rapidez de eliminación.

Vemos entonces como las concentraciones equipolentes de los anestésicos inhalatorios utilizados en este estudio serian:

  • Isoflurano 2.0%
  • Sevoflurano 3.2 %
  • Desflurano 11 %

Esto indica que el isoflurano es más soluble en grasa (tejido cerebral) por lo que necesita menor concentración que el sevoflurano y el desflurano que son más insolubles en grasa

Respecto a la velocidad de recuperación:

  • Isoflurano 2.0% 26.3 +/- 7.2 minutos
  • Sevoflurano 18.6 +/- 7.5 minutos
  • Desflurano 11.7 +/- 5.1 minutos

Representaría el coeficiente de solubilidad en sangre: el desflurano es el menos soluble en sangre y por tanto la sangre no lo retiene y se elimina antes que el sevoflurano y el isoflurano, (muy rápido, se ha llamado también como el interruptor).

Debemos tener en cuenta que el desarrollo de los agentes anestésicos inhalatorios está muy influido por la medicina humana y se tiende a desarrollar anestésicos muy rápidos y poco potentes es decir, muy controlables por el especialista que los maneja. Esto está muy bien en los quirófanos de cirugía humana, en donde hay anestesiólogos dedicados. Sin embargo, en veterinaria en donde muchas veces el profesional tiene que hacer la cirugía y la anestesia a la vez, la utilidad de estos nuevos agentes anestésicos no esta muy clara.

En un quirófano de humana de cirugía mayor ambulatoria donde se realizan más de 10 cirugías diarias es muy importante la rapidez de la recuperación mientras que en nuestras clínicas, salvo excepciones no llegamos nunca a este número de cirugías y no se requiere esta rapidez de recuperación. Además, conforme se van desarrollando los nuevos agentes anestésicos que son menos potentes y por tanto requieren más dosis, son más caros, por lo que salvo indicación expresa su utilización en anestesiología veterinaria es cuestionable.

Francisco J. Tendillo y Martín Santos González
Facultad de Veterinaria. Universidad Alfonso X el Sabio

Vela. A.A, Viñuela. A, Santos. M, Tendillo F.J
Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Clínico Veterinario Alfonso X el Sabio.

CONSIDERACIONES ESPECIALES EN ANESTESIA: CIRUGÍA DE CATARATAS.

> INTRODUCCIÓN
La cirugía ocular alberga muchos tipos de consideraciones específicas en cuanto a la anestesia, sin embargo, la cirugía específica de cataratas no reúne las complicaciones generales de una cirugía ocular, como son el aumento de la presión intraocular y el reflejo cardiaco-ocular por manipulación del ojo.

A pesar de ello sí que deben considerarse tres características fundamentales: la primera es, que por norma general los animales sometidos a esta cirugía entran dentro del rango de animales geriátricos, por lo que es necesario establecer un protocolo anestésico que mantenga la función cardiorrespiratoria.

Lo segundo, es que la cornea es un órgano tremendamente inervado, lo que hace necesario un protocolo analgésico suficiente que evite el uso de la profundidad anestésica mediante anestésicos inhalatorios como medio de inmovilización y analgesia.

Y, por último, la necesidad de una buena relajación muscular, que mantenga el ojo totalmente centrado sin que ello conlleve una profundidad anestésica excesiva que repercuta de forma negativa en el sistema cardiovascular.

Dichos puntos convergen en el concepto de una anestesia equilibrada cuyos objetivos primordiales son el mantenimiento de una hipnosis suficiente con una función cardiopulmonar normal y una relajación muscular excelente.

> CASO CLÍNICO
Dos perros, un labrador de 8 años con Diabetes Mellitus (29 Kg.) y un mestizo de 11 (7,2 Kg.), fueron sometidos a cirugía de cataratas unilateral, previa realización de un estudio prequirúrgico (exámen físico, análisis de sangre y ECG) que reveló una glucemia ligera pre-administración de insulina en el primer animal que fue clasificado como ASA II, y una insuficiencia mitral con un soplo grado IV, junto con un ligero aumento de la creatinina en el segundo, que fue clasificado como ASA IV.

En el animal diabético fue administrada la mitad de su dosis de insulina previa a la medicación preanestésica y, la fluidoterapia, se realizó con un suero glucosalino al 5% para mantener el nivel de glucemia en sangre.

La medicación preanestésica se realizó con los siguientes protocolos.

En el caso del animal ASA IV, dada la insuficiencia mitral y el ligero aumento de la creatinina se decide no usar fenotiacionas por su marcado efecto hipotensor.

En el momento de la inducción, cuando los animales alcanzan el grado de hipnosis adecuado, se intuban y se conectan a la máquina anestésica mediante un circuito semicerrado circular, manteniendo dicha hipnosis con isoflurano vaporizado en 0, 2 y 0, 4 L/min. de oxígeno y aire respectivamente, alcanzando una concentración de oxígeno del 50%.

En este momento se administra 0,1 mg/kg de vecuronio intravenoso, bloqueante neuromuscular análogo del pancuronio que no libera histamina, no posee el efecto simpaticomimético indirecto de este y cuya duración es de aproximadamente 25 minutos.

En el momento de la administración se comienza con ventilación mecánica en modo presumétrico, con una presión de la vía aérea de 8-10 cmH2O, una relación inspiración: espiración 1:2 y una frecuencia respiratoria de 12 respiraciones por minuto, parámetros que se varían durante la cirugía en función del volumen tidal obtenido y el CO2 teleespiratorio.

La ventilación mecánica en el caso de la administración de un bloqueante neuromuscular es siempre necesaria ya que, aunque se observe ventilación espontánea del animal, el esfuerzo de este será considerable y la ventilación será superficial e inefectiva, produciendo hipercapnia e hipoxia.

Igualmente una vez terminada la cirugía y antes de comenzar el destete del ventilador, cualquier bloqueante neuromuscular debe ser antagonizado para asegurar una respiración efectiva. Esto es posible mediante drogas anticolinesterasa, que bloquean la enzima acetilcolinesterasa provocando un aumento de la acetilcolina en la placa muscular compitiendo con los bloqueantes neuromusculares y haciendo que la función muscular se restablezca.

En ambos casos clínicos se utilizó la neostigmina mezclada con atropina dados los efectos muscarínicos adversos de la primera y se monitorizó la función respiratoria hasta su completa recuperación y durante el periodo postoperatorio.





> CONCLUSIÓN
La cirugía de cataratas es un procedimiento que requiere una relajación y completa inmovilización del animal por lo que es necesario el uso de bloqueantes neuromusculares evitando así profundizar excesivamente a nuestro paciente.

Por consiguiente, se hace indispensable la ventilación mecánica y una correcta monitorización respiratoria que verifique en todo momento una ventilación fisiológica así como una monitorización cardiovascular que nos permita distinguir cambios en la profundidad anestésica.

Por ultimo, de la mano de los bloqueantes neuromusculares sería inmejorable para una buena anestesia, acompañar la monitorización habitual de una monitorización electroencefalográfica (BIS, ANSISCOPE) para asegurar una correcta profundidad anestésica y evitar el estrés que puede suponer el bloqueo neuromuscular en una anestesia superficial.

  1. Tiene que administrar una infusión continua de propofol a un perro que pesa 10 kg. La dosis de propofol en infusión continua es 6 mg/kg/h y la concentración de propofol al 1%. Sabiendo que el sistema de goteo que utilizará tiene 20 gotas/mL. ¿Cuantas gotas/min tendrá que administrar?
    a. 120 gotas/min
    b. 12 gotas/min
    c. 20 gotas/min
    d. 2 gotas/min

  2. Tiene que sedar un perro de 20 kg de peso con 20 μg/kg de medetomidina, la cual está a una concentración del 1%. Sabiendo que en la jeringa de insulina de nuestro hospital 1 mL equivale a 40 UI. ¿Cuántas UI deberemos preparar de medetomidina?
    a. 0,16 UI
    b. 1,6 UI
    c. 16 IU
    d. Ninguna es correcta

  3. Ante una hiperproteinemia, ¿Qué debería hacer con la dosis de barbitúricos?
    a. Aumentarla
    b. Reducirla
    c. Ajustarla en función de la superficie corporal
    d. Nada

  4. Con respecto a la atropina, ¿cual de las siguientes afirmaciones es cierta?
    a. Cuando se administra vía IV puede aumentar el tono vagal
    b. Cuando se administra vía IV únicamente aumenta la frecuencia cardiaca
    c. En pacientes con bradicardia provoca focos ectópicos
    d. Se recomienda siempre su uso preoperatorio

  5. ¿Por quien está mediada la sedación y la actividad anticonvulsivante del diazepam?
    a. Receptores μ
    b. Receptores κ
    c. Ácido γ-aminobutírico
    d. Todas son correctas

Le informamos que sus datos forman parte de un fichero titularidad de Boehringer Ingelheim España, S.A. destinado a la gestión de clientes y acciones comerciales y que han sido obtenidos por nuestra relación comercial. En cualquier momento usted puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, dirigiéndose a Boehringer Ingelheim España, S.A., c/ Prat de la Riba, s/n, Sector Turó de Can Matas, 08173 Sant Cugat del Vallés (Barcelona). Si usted no desea recibir más información de nuestros productos y servicios a través de su correo electrónico o por otros medios electrónicos análogos, puede indicárnoslo dirigiendo el  correspondiente mensaje haciendo clic aquí
Copyright todos los derechos reservados para Boehringer Ingelheim España, S.A